perder cabello quimio

Estoy perdiendo el Cabello por Quimioterapia…

Han pasado 17 días desde mi primera sesión y tal y como me indicaron, hoy he comenzado a notar una fuerte caída de cabello.

Ha llegado el momento, mi cabello se cae mucho y debo rasurarlo.

¿Cómo puedo superar este momento tan complicado y difícil? ¿Qué puedo hacer o pensar para sentirme mejor y más fuerte?

–> Respuesta de Begoña Roy. Psicóloga especializada en Psico-Oncología <–

Cada etapa y cada momento del proceso de la enfermedad implica sensaciones, emociones, percepciones y pensamientos diferentes…Durante los tratamientos de quimioterapia, los cambios en la apariencia física como la caída del cabello, la palidez, y la delgadez, contribuyen a crear la sensación de que “ya no soy yo”.Tal vez esos cambios físicos provoquen sentimientos de tristeza o desesperanza, puesto que erosionan la sensación de autoconfianza tan importante que proviene del hecho de mantener el aspecto habitual de cada uno al que se está acostumbrado.El equipo de Oncoestética, con una enorme profesionalidad y humanidad, facilita lo máximo posible el cómo enfrentarse al  momento de la caída del cabello, y con su experiencia aporta soluciones y consejos que  ayudan a la mujer a “verse bien”.Para cada uno, el aspecto estético y el pelo tienen un valor diferente, pero en cualquier caso está claro que, todo lo que ayude a vernos con buen aspecto, nos ayudara a sentirnos mejor.Uno de los momentos críticos en la caída del cabello es el momento de rasurar la cabeza.Cada persona decide, pero es aconsejable realizarlo lo antes posible, bien en el momento en el que el pelo comienza a caerse, o bien, como en algunos casos, 2-3 días antes, para evitar el desanimo que supone ver el almohadón o el peine con numerosos pelos, por eso es importante preparar con antelación una solución adecuada para ti: peluca o pañuelos.Decide por ti misma como quieres enfrentarte a este momento, puedes mirarte al espejo justo en ese momento, puedes esperar a que el profesional que te atiende termine, o puedes verte en tu casa.Surgirán una amalgama de pensamientos y emociones variadas y dispersas, no podemos impedir que surjan, pero sí que podemos decidir si permitimos dejarlos pasar y dejarlos ir, o quedarnos enganchados a esos pensamientos y emociones caóticas fruto del miedo y de la incertidumbre.No es necesario recrearnos  en ese momento de forma excesiva, es algo breve y temporal, hacernos conscientes y seguir con el siguiente paso que debemos dar en nuestro camino.Por tanto es importante aprender a aceptar las emociones que surgen sin engancharnos a ellas, somos humanos y sentir es inevitable.Pero también es importante plantearnos como interpretamos los tratamientos oncológicos que recibimos, si creemos que “son veneno” u otra visión negativa de ellos, estas creencias y pensamientos aumentaran el malestar y la intensidad de las emociones desagradables que surgen ante los efectos secundarios, como en este caso la caida del pelo y el momento de rasúralo.Pero si me planteo y creo que el tratamiento es algo que que va a ayudarme en mi recuperación, aunque implique pasar por malos momentos, el manejo en la intensidad de las emociones es mas positivo.Debemos saber que, según como yo interpreto una situación, esto influirá en como me siento y en lo que hago, por ello podemos aprender, e intentar generar, pensamientos y creencias, en las que de verdad creamos (del verbo creer), que nos ayuden a aliviar nuestro malestar.

Un gesto de apoyo del entorno y una mirada amable y comprensiva ayudara a continuar adelante.

¿Quieres leer más?

El Cáncer afecta a nuestras Emociones.

Conoce Casos Personales

Consulta de una Luchadora