PRIMER CONTACTO ¿QUE PUEDO DECIR?

  • Conocer los aspectos psicológicos básicos que rodean a un diagnostico de cáncer ayudan al profesional a atender de forma más concreta y especifica las necesidades de la persona.
  • El este primer contacto es el más importante y, sobre todo cuando se está viviendo una situación en la que todo es nuevo y hay mayor vulnerabilidad. Es aquí donde la profesionalidad, confidencialidad, prudencia, respeto absoluto y crear un ambiente cálido y de confianza es fundamental.
  • Evitar las frases hechas compasivas y tratar a la persona con normalidad y naturalidad, sin minimizar pero tampoco exagerando o dramatizando la enfermedad, permiten acercarse a la persona, no al enfermo.

No existe una “talla única” para hacer frente al cáncer.

Variables que influyen en el afrontamiento:

  • Tipo de enfermedad: estadio, pronóstico, etc.
  • Nivel previo de adaptación.
  • La amenaza que supone sobre los objetivos de la vida
  • Actitud cultural y religiosa
  • Apoyo percibido disponible
  • Potencialidades para la recuperación psicológica
  • Personalidad previa y estilos de afrontamiento

Los esfuerzos de afrontamiento están centrados por un lado:

–      En el problema: como hacer frente al cáncer y los cambios de vida que conlleva.

–      En la emoción: cómo manejar los sentimientos, estados afectivos y gozar del mayor bienestar.

Diferenciamos entre:

  • Estrategias activas: suelen producir resultados más positivos a medio y largo plazo.
  • Estrategias evitativas o pasivas: suelen ser eficaces a corto plazo, pero muchas veces impiden resolver problemas.

FIN DE TRATAMIENTO Y REVISIONES

–      Algunos de los síntomas físicos y reacciones psicológicas causados por los tratamientos se mantienen.

–      Disminuye la atención continuada del personal médico y del entorno familiar →  sensación de pérdida de soporte.

–      pérdida del sentido de la normalidad (se descubre diferente a como era antes)

–      Las revisiones médicas se asocian al temor a una recaída y provoca altos niveles de ansiedad.

–      Cambio de imagen corporal

–      Puede verse afectada la sexualidad / fertilidad / maternidad

–      Posibles consecuencias laborales

RECIDIVAS

–      Implica un impacto emocional superior al momento del diagnostico inicial y suele requerir intervención psicológica.

–      Genera frustración, indefensión, sentimiento de no control.