enfrentarse a un cancer
Hoy os damos algunas pautas interesantes para afrontar un momento muy delicado y que preocupa mucho. Explicar a nuestros hijos nuestra situación frente al cáncer.
↓Surgen dudas↓
¿Se lo digo, o es mejor ocultarlo para que no sufran? ¿Cómo debo actuar ante esta situación?
Hoy nos despeja estas dudas Begoña Roy Psicóloga y Especialista en Psicooncología desde hace 20 años.
cancer

Tengo cáncer ¿Cómo se lo digo a mis hijos?  

Hablar con los hijos

En esta situación, siempre queremos proteger a nuestros seres queridos y en especial a nuestros hijos, para que sufran lo menos posible. Pensamos así, que si no les decimos nada o evitamos hablar con ellos, estarán mejor.

También interfiere nuestro propio miedo a cómo hacerlo y si podremos manejar el malestar que produce, así que, que sin darnos cuenta, vamos evitando hablar e intentamos esconder al máximo la situación.

Todo esto es muy humano y normal, pero nos debemos parar a pensar y ordenar todas las ideas y sentimientos.

La realidad es que la enfermedad es un secreto muy difícil de mantener. Habrá muchas señales que indicaran que algo está pasando: visitas a los médicos, ingresos hospitalarios, baja laboral, caída del pelo, caras de preocupación y tristeza, conversaciones a escondidas, llamadas de teléfono más frecuentes, comentarios delante de ellos de amigos o vecinos…

Y si no les damos una explicación sincera y ajustada a sus necesidades y edad  de lo que está sucediendo, ellos mismos buscaran sus propias explicaciones, y estas suelen ser mucho más dolorosas y perjudiciales.

Pueden pensar que la situación es mucho más grave de lo que realmente es, o que incluso ha sucedido por su culpa, mal comportamiento o como un castigo.

Por ello, independientemente de la edad, los hijos necesitan saber que está pasando, y que les quieres. Aportarles tranquilidad y seguridad.

Los niños que tienen información veraz en pequeñas dosis sobre la enfermedad de su padre o madre desde el principio, tienen menos ansiedad que los niños cuyos padres tienden a evitar hablar de ella.

enfrentarse al cancer

 ALGUNAS PAUTAS

·    Debemos prepararnos previamente para ello, junto a la pareja o una persona de confianza, o buscando la ayuda de un profesional si es necesario.

·    En general es importante darles información sencilla pero veraz, que ellos puedan comprender, contarles las cosas poco a poco en función de la edad, nivel de comprensión y darles la oportunidad de preguntar.

·    Es conveniente que no pase demasiado tiempo desde el diagnostico, para evitar que ellos hagan sus propias elaboraciones de lo que está sucediendo. Y transmitirle disponibilidad para hablar en cualquier momento si lo necesita o tiene preguntas.

·    Que sea la persona diagnosticada quien hable, pero si no se siente capaz, la pareja o una persona de la familia puede ayudarle. 

·    Si hace preguntas que en ese momento no se sabe la respuesta, decirle que lo vas a averiguar y se lo dirás en cuanto lo sepas.

·    No mentir, ni fingir que no pasa nada, ya que puede desconfiar de ti.

·    Permitir cualquier expresión emocional de tristeza, rabia, miedo y expresarle que son normales.

·    Intenta averiguar si hay algún sentimiento de culpa o malentendido y aclararlo.

·    Todos los niños, mayores y pequeños necesitan una información mínima que es:

Nombre de la enfermedad (cáncer)

Localización

Tratamiento

Los cambios que habrá en la familia

·    A pesar de los cambios que supone la enfermedad, los hijos tienen que mantener el ritmo de la vida diaria, lo ideal es que los hijos continúen con su actividad habitual o que se interrumpa lo menos posible.

·    Pedirles ayuda, ajustado a su edad y madurez. Así pueden sentirse útiles, que forman parte de la familia.

·    ANTE LOS CAMBIOS FISICOS: explicarles y prepararles ante los posibles cambios físicos. Satisfacer sus dudas y curiosidad si la tienen. Abordarlo con la máxima naturalidad posible. La respuesta de la persona afectada influirá y condicionara la reacción de los hijos.

Desde aquí nuestro agradecimiento a Begoña Roy  su colaboración, asesoramiento y consejos que ayudan a muchas personas a sentirse más seguras, en un momento complicado.

♥Verte Bien y estar bien contigo mismo, Es Importante♥

También te puede interesar

Radioterapia

Efectos de la Quimioterapia en el Cabello

Efectos de la Quimioterapia en la Piel

Efectos de la Quimioterapia en Cejas, Pestañas y Uñas

Begoña Roy psicóloga y especializada en psico-oncología nos guía para entender nuestras emociones ante el cáncer.

Psicología y Cáncer

Sabemos que la ciencia avanza, que hay cada vez más y mejores tratamientos médicos y que la curación y superación del cáncer es cada vez mayor.Esto es muy positivo y muy valioso, pero debemos acompañar esta información y avance médico con información complementaria respecto a las emociones, a la mente, y al ser humano de forma global que nos ayude a potenciar el beneficio de estos tratamientos.La enfermedad genera dolor y sufrimiento por mucho que sepamos  y que creamos que podemos superarla y curarnos (y esto es fundamental); es inevitable sentir miedo, incertidumbre, confusión, culpa,  malestar emocional, rabia, tristeza, soledad, apatía, dificultad de comunicación con nuestro entorno, y otras reacciones  en función de cada persona.Cada uno tenemos unas necesidades y experiencias de vida diferentes que nos hacen vivir la enfermedad de forma diferente.

Vivir y sentir estas emociones  es normal, somos humanos.

Normalizar estas emociones y sentimientos nos ayudará a aceptarlas y así aprender a manejarlas en nuestro beneficio.Las emociones nos ayudan a vivir y a decidir, por eso debemos fomentar y promover emociones positivas.En el proceso confluyen numerosas circunstancias que generan malestar psicológico y emocional, que en un primer momento son: exploraciones médicas, espera de resultados, intervenciones quirúrgicas, tratamientos de quimioterapia y/o radioterapia, efectos secundarios, preocupación por cómo afectara a mi imagen, revisiones, como informar y hablar de la enfermedad con la familia, la comunicación con el médico, repercusión laboral y social…Son numerosas las situaciones que implican toma de decisiones constante, e incertidumbre sobre lo más adecuado y como va a evolucionar todo.El estilo de vida habitual y los proyectos que en ese momento tenias previstos se pueden ver afectados, y es el momento de reconducir y generar nuevas alternativas, priorizar valores esenciales en cada uno.Es muy importante tener en cuenta también que no a todos nos afecta la enfermedad de la misma manera, y en este sentido también hay que tener en cuenta diferentes factores como personalidad, competencias y recursos personales de adaptación, apoyo percibido del entorno, historias previas de enfermedad o acontecimientos vitales estresantes, actitud, creencias, valores culturales, éticos, espirituales o religiosos etc.…Cuando de repente nos vemos metidos en todo este caos emocional y vivencial, al principio nos vamos a sentir bloqueados y con mucha dificultad para asimilar todo lo nuevo que acontece, es normal.Por eso, es importante aprender a buscar y pedir los apoyos que cada uno considere necesarios, y si te sientes muy paralizado y con un nivel de malestar elevado, pedir ayuda a personas profesionales competentes y humanas que pueden acompañarte en el camino de la recuperación, donde probablemente habrá que saltar muchos obstáculos, o rodearlos… pero al final con un objetivo fundamental, que es curarnos física y emocionalmente para lograr el proyecto vital que cada uno se plantee para sí mismo.

Mil gracias desde Oncoestética por tu colaboración, Begoña.

VOCABULARIO INTERESANTE:

  • Empatizar. Ponerse en el lugar del enfermo
  • Escuchar activamente. Esto es, escuchar y demostrar que se está escuchando. Reflejar. Dar muestras de que se ha comprendido.
  • Preguntas abiertas .
  • Mantener la mirada. Da sensación de confianza.
  • Respetar los silencios. Saber esperar.
  • Personalizar. “Cada paciente es único”, evitar información comparativa.
  • Armonizar lenguaje verbal (racional) y no verbal (emocional)
  • Respetar la expresión de emociones.
  • Graduar la información negativa. Acompañar de recursos para ayudar a asimilarlas.
  • No mentir.
  • Reforzar las actitudes positivas en el enfermo y la familia.
  • Sugerir en vez de imponer (opción de elegir). Mensajes “yo”, “nosotros”.
  • No juzgar. Los juicios de valor interfieren.

“Los que sufren, no son los cuerpos; son las personas”. Eric Casell.

“El yo se construye alrededor de un cuerpo, un temperamento y una educación emocional, un estilo de afrontar las dificultades, una historia, una cultura, una familia, unas experiencias, una red de relaciones sociales, y también una vida interior, unos sueños, valores, creencias, aspiraciones, recuerdos, y miedos que hacen de cada uno un ser único”. Eric Casell.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS EN LAS ETAPAS DE LA ENFERMEDAD

  • Aparece la enfermedad y todo cambia. Hay que poner en marcha recursos personales que todos poseemos.
  • Cáncer asociado a muerte a pesar de los avances
  • Mitos y creencias que aumentan el miedo. Sigue siendo la enfermedad mas temida.
  • Principales temores asociados al cáncer:

–      Miedo a la muerte

–      Dependencia de la familia y del personal sanitario

–      Cambios corporales  físicos o funcionales

–      Incapacidad para la consecución de objetivos

–      Ruptura de relaciones sociales

–      Molestias derivadas de la enfermedad y tratamientos

  • La multifactorialidad del cáncer tiene especial significado en el cáncer de mama.
  • Principales problemas psicológicos de las mujeres tienen relación con la sensación de perdida real o potencial que experimentan.
  • ¿voy a morir? ¿voy a perder o a conservar mi mama?¿voy a seguir siendo sexualmente atractiva? ¿va a ser mi familia capaz de soportar esta situacion?¿me apoyara mi pareja durante el proceso?¿como explico a mis seres queridos lo que me ocurre? ¿me dicen la verdad o me ocultan algo?¿por qué enferme?, etc.
  • SOSPECHA
  • DIAGNÓSTICO
  • TRATAMIENTOS

–      HOSPITALIZACIÓN

–      CIRUGÍA

–      QUIMIOTERAPIA-RADIOTERAPIA-HORMONOTERAPIA

  • FIN DE TRATAMIENTO Y REVISIONES
  • RECAIDAS